El primer ladrillo sostenible hecho con orina.

Desde Sudáfrica viene el primer ladrillo hecho con orina, que elimina los desechos y respeta el medio ambiente.
Investigadores de la Universidad de Ciudad del Cabo han realizado los primeros prototipos utilizando un proceso natural conocido como precipitación de carbonato microbiano, mezclando orina, arena y bacterias para formar el ladrillo; Una técnica algo similar a la formación natural de las conchas, que toma de seis a ocho días para formarse.
El estudio de factibilidad se inició el año pasado utilizando urea sintética. Posteriormente, el estudio intensificó el uso de la orina humana.
La investigación aún está en su infancia. Hasta el momento, se requieren hasta 30 litros de orina para hacer un solo ladrillo (con la orina suministrada por estudiantes varones en la universidad a través de un urinario especial).
“Básicamente, hicimos el primer bio-ladrillo con orina verdadera” , dijo Randall, un maestro que siguió el proyecto. “Este proceso es sorprendente porque esencialmente lo que hemos hecho es que los ladrillos han crecido a temperatura ambiente” . Los primeros tres ladrillos están en exhibición. Son bloques grises pesados ​​e indistinguibles de cualquier piedra caliza estándar.
La cara de asco que tiene la de la derecha no tiene precio.
El equipo copió los “procesos naturales de la naturaleza” para crear una forma sostenible de construir. “Este proceso imita la forma en que se forma el coral y los procesos naturales producen cemento” , continuó.
Los ladrillos tradicionales o ladrillos de arcilla se producen en hornos, donde se secan a 1,400 grados centígrados, un proceso que causa grandes emisiones de dióxido de carbono.
En contraste, el ladrillo biológico se “cultiva” a través de la arena libre sembrada con bacterias que producen una enzima llamada ureasa.
La ureasa reacciona con la urea en la orina para producir un compuesto similar al cemento que se une a la arena.
El producto se puede moldear en cualquier forma y secar a temperatura ambiente, sin hornos, sin emisiones de gases de efecto invernadero.
“Tomamos algo que se considera un flujo de desechos como la orina y lo usamos en un proceso completamente sostenible”, dijo Randall.
Y para aquellos preocupados por el olor a orina que impregna las paredes, la buena noticia es que el ladrillo no huele. El fuerte olor a amoníaco que proviene de la orina se disipa después de unos días de secado.
El investigador Vukheta Mukhari dijo que la resistencia del ladrillo puede adaptarse a los requisitos específicos de construcción, pero aquellos que han producido hasta ahora son “tan fuertes como los ladrillos comunes que están en el mercado”.
Los ladrillos biológicos ya se fabrican en los Estados Unidos, pero utilizan formas sintéticas de orina. Estos, sin embargo, son los primeros en utilizar desechos humanos naturales.
¿El bio-ladrillo algún día mantendrá los estándares de arcilla o cemento? El factor clave es el precio, pero en esta etapa muy temprana de desarrollo no se ha intentado buscar costos.
Lee completa ésta noticia:

logo-Amena logo-Ono logo-Masmovil logo-Orange logo-Simyo logo-Tuenti logo-Vodafone logo-Yoigo
logo-Yoigo

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibe gratis Tarifas de Móviles
y noticias en tu correo!

Newsletter tarifas moviles

En nuestro Comparador:
¡¡Encuentra tu tarifa!!